Ayer hice algo que tenia muchas ganas de hacer. Me dediqué a “hackear” o personalizar mi nuevo taburete escalera. Lo compré la semana pasada en Ikea, por 12’99€ si no recuerdo mal. Que sea un producto que se ha fabricado en masa y que es probable que tengan miles de personas en su casa, para mi no iba a significar  que fuese un mueble mas en mi casa. Me hacia ilusión convertirlo en una pieza especial y única (por lo menos yo no he visto ninguno igual). Y así lo he hecho.

Ahora me ha dado por los hexágonos verde menta, como bien se nota por la última lámpara que decoré. Quería que siguiese en esa línea pero darle una vuelta más.

Hice una plantilla con los hexágonos recortados pero después del curro que me pegué….me salió el tiro por la culata. El cartón se humedeció y se estropeó en el primer hexágono que pinté. ¡Un empastre! Al final usé la plantilla para dibujarlos a lápiz sobre la madera y luego fui poniendo cinta delimitando cada uno de los hexágonos. Un trabajo de chinos (sin querer ofender a los chinos, claro XD). Cuando al fin terminé, pinté los hexágonos en 3 tonos diferentes de pintura “chalk paint” de “la pararita” (que es la más barata y va muy bien).

Fue un gustazo al terminar, quitar la cinta y ver como iban quedando perfectos (o casi perfectos, he ahí el hecho de hacer las cosas manuales, que no siempre sale tooooodo perfecto.No somos máquinas). Ha resultado quedar mejor de lo que esperaba.

Espero que os guste tanto como a nosotros.

Advertisements