Esta semana tenía dos cumples familiares, en total cuatro cumpleaños en este mes, y con los tiempos de corren no podemos permitirnos gastarnos mucho dinero haciendo regalos. Así que se me ocurrió hacer regalito DIY. Poco gasto, mucha ilusión y totalmente personalizado. Solo compré unas tazas blancas en Ikea, baratitas y las decoré con un rotulador especial para pintar en cerámica. Vale que el rotulador especial no es muy barato (sobre unos 7€) pero te sirve para hacer muchas cositas personalizadas, de cerámica eso sí.

Es simple. Primero tener claro el diseño, e intentar marcarlo en la taza antes de usar el rotulador (yo dibujé con lápiz blando, pero no es lo más ideal porque no se ven mucho los trazos). Luego se dibuja con el rotulador especial. La dificultad está en que hay que dibujar sobre algo curvo y a mano alzada. Hay que tener buen pulso. En caso de salirte mal, si no hay mas remedio puedes rascar un poco la pintura que quieres quitar, con cuidado.        Una vez terminado el dibujo, se ha de meter en el horno durante 90 min a unos 160ºC. Así se fijará la pintura y no se borrará al fregar la taza.

Obtendrás un regalo barato, totalmente personalizado y único.

Advertisements